La primera gran actualizacion de Windows 10.

Con Windows 10, Microsoft ha cambiado su estrategia de soporte. El sistema operativo, como ya ocurre en otras plataformas, no recibirá una gran actualización cada tres o cuatro años sino actualizaciones gratuitas anuales con nuevas funciones, aplicaciones y servicios.

La primera actualización para Windows 10, que con 270 millones de instalaciones se ha convertido en el mejor lanzamiento en la historia de la compañía, llegará este mismo verano y traerá varios cambios importantes.

Uno de los más esperados es la extensión del sistema de autenticación Windows Hello a terceras aplicaciones o la web. Los usuarios de Windows que cuenten con sensores biométricos como lectores de huellas o sistemas de reconocimiento facial en sus PCpodrán usarlos no sólo para iniciar su sesión en el ordenador Sino también para entrar en redes sociales o páginas web si los desarrolladores de las mismas deciden dar soporte a la función.

Las aplicaciones del bolígrafo digital de Microsoft, usado sobre todo en la gama de ordenadores Surface, también crecerán. Ahora el sistema ofrece la posibilidad de usar reglas virtuales para crear trazos rectos al dibujar y soporte para dibujar rutas sobre la aplicación de mapas. Los desarrolladores de aplicaciones para Windows 10 podrán aprovechar las nuevas funciones del lápiz de forma mucho más sencilla, en ocasiones con menos de dos líneas de código. “Hemos comprobado que entre los usuarios con PCs compatibles con el bolígrafo digital, el 70% lo utiliza durante más de una hora al día y dentro de ese grupo el 32% más de tres horas al día”, aseguran desde la compañía.

Cortana, el asistente virtual, recibirá además nuevas funciones. Será capaz de sugerir acciones basadas en contexto de forma proactiva. Si, por ejemplo, le ordenamos que cree una cita para comer en el calendario, ofrecerá la posibilidad de hacer una reserva en el restaurante elegido. Los desarrolladores de aplicaciones y servicios web podrán añadir sus propias funciones proactivas desde la web de Microsoft. Una zona específica dentro de la tienda de aplicaciones de Windows permitirá conocer qué aplicaciones están especialmente preparadas para sacar partido del asistente virtual.

Microsoft quiere transformar Windows 10 en un sistema operativo universal y la decisión tendrá consecuencias en productos que van más allá del PC o el móvil. La actualización de verano llegará también, por ejemplo, a las consolas XBox One que gracias a ella podrán convertirse en máquinas aptas para el desarrollo de aplicaciones y juegos. Los usuarios podrán entrar en un “modo de desarrollo” y usar la consola para programar. La empresa también convertirá en aplicaciones universales muchos de los juegos de Xbox. Podrán jugarse tanto en Xbox como en un PC con Windows 10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *